Todas las personas tenemos un "carácter" diferente, que se ha fijado en nuestra infancia. El hecho de que tengamos un carácter u otro depende de en qué fase de la infancia tuvimos más dificultades, y por tanto, nos quedamos "más fijados", con más energía bloqueada. Los diversos caracteres crean unas corazas musculares específicas. Cada carácter tiene unos bloqueos emocionales más interiorizados y esto se traduce en unos bloqueos musculares diferentes. Podemos decir que cada carácter tiene unas contracturas, "dolores", dificultades respiratorias

READ MORE