TEISHÔ 9 - TEISHÔ 8 – TEISHÔ 7 –  TEISHÔ 6 – TEISHÔ 5 – TEISHÔ 4 – TEISHÔ 3 – TEISHÔ 2 – TEISHÔ 1 Vivir dormidos   Todo deliberar del corazón yerra su blanco. Todo proceso de pensamiento lleve a un fin contrario. Si se comprende esto, uno no se halla separado de aquello que se halla ante los ojos. Sin embargo, vas cargando con tu bolso y escudilla de mendigo, Deambulando en busca del Buda y el Drama. ¿Lo conoces, tú, que así caminas buscando? Es vivaz como un pez en al agua y no tiene raíz ni tronco. Aunque lo abraces, no puedes poseerlo; Aunque lo apartes, no puedes

READ MORE

  TEISHÔ 8 – TEISHÔ 7 –  TEISHÔ 6 – TEISHÔ 5 – TEISHÔ 4 – TEISHÔ 3 – TEISHÔ 2 – TEISHÔ 1   El final del ego: La historia de Nami Entre las muchas historias y narraciones sobre el Zen, existe una que cuenta cómo en la era de Meiji, existió un famoso luchador apodado O Nami, cuya traducción es “la sucesión de las olas”. Cuentan que era un hombre corpulento, y muy diestro en el arte de luchar; pero sucedía que así como en los entrenamientos privados era invencible, a la hora de actuar ante el público le derrotaban hasta sus mismos

READ MORE

  TEISHÔ 7 –  TEISHÔ 6 – TEISHÔ 5 – TEISHÔ 4 – TEISHÔ 3 – TEISHÔ 2 – TEISHÔ 1 Observar el desarrollo de la física, desde Newton hasta hoy, equivale a observar los límites de la ciencia. El célebre físico Stephen Hawking ha expresado varias veces que no cree en nada parecido a un dios personal. Lo cierto es que su noción de un universo sin fronteras, es decir, sin comienzo y sin final, previsto por la todavía incipiente “teoría matemática del todo”, no contempla la posibilidad de un creador. No obstante el profesor de Cambridge, piensa que cuando la teoría

READ MORE

  TEISHÔ 6 - TEISHÔ 5 - TEISHÔ 4 - TEISHÔ 3 - TEISHÔ 2 - TEISHÔ 1   Donde no hay ninguna cosa allí está el todo.     El ser propio, que llamamos YO, está vacío; como también está penetrado de vacío el mundo exterior, que llamamos mundo objetivo. La liberación del Zen alcanza su cenit cuando el ser humano llega a caer en la cuenta de la vacuidad que traspasa el universo, exterior e interior. Eso es la iluminación. Esa realización es la que nos libera del sufrimiento, de la angustia, problema básico de la existencia. La raíz de la paz verdadera se fundamenta

READ MORE

  TEISHÔ 5 - TEISHÔ 4 - TEISHÔ 3 - TEISHÔ 2 - TEISHÔ 1   No recuerdo donde leí la historia de aquel joven nómada, que, después de mucho caminar, decidió pararse y montar su tienda de campaña en un bello poblado, cuyos habitantes eran ciegos de nacimiento. La narración señala que las gentes de aquel pueblo se quedaron pasmadas de asombro ante la presencia de aquel extraño forastero, por lo que, inquietas, le obligaron a que fuera examinado por los doctores de la tribu. Estos, al palpar la cara del extranjero, detectaron unos raros repliegues, como huecos, cubiertos de pestañas adosadas a prominencias

READ MORE

  TEISHÔ 4 - TEISHÔ 3 - TEISHÔ 2 - TEISHÔ 1   El Buda, la cabeza de Dios, reside tan cómodamente En los circuitos de un ordenador digital o en los engranajes de transmisión cíclica como en la cumbre de una montaña o los pétalos de una flor. Pensar de otro modo es degradar al Buda; o, lo que es lo mismo, Degradarse a sí mismo.   Eso que llamamos vida, se muestra ante nuestros sentidos como un flujo irresistible de formas cambiantes. Nuestras propias formas corporales, reflejan la fluida dialéctica entre la permanencia y la impermanencia. Y ello hasta tal punto, que los biólogos constatan de qué manera nuestro

READ MORE

TEISHÔ 3 - TEISHÔ 2 - TEISHÔ 1 La respiración es el fundamento de la vida, anuncia el infinito devenir: la emergencia, la desaparición, y reaparición de nuestra forma a través de la hondura del Ser. Por eso, el ejercicio de la respiración puede, si se comprende y realiza bien bien, sustituir a la oración más profunda, siendo el órgano mediante el que podemos experimentar la trascendencia, el cuerpo que se es, en palabras de Dürckheim. El ejercicio de la respiración, nos proporciona la posibilidad de ponernos en contacto con la tierra, simbolizada por el bajo vientre, el hara -el auténtico centro-, desde

READ MORE

TEISHÔ 2 (TEISHÔ 1) Un niño chino Daikan Enô, oyó un día recitar un sutra que cambió su vida: “No morando en ninguna parte, la mente se manifiesta”. Esa sutra -la Sutra del Diamante-, le llevó a la iluminación profunda. Enô fue el sexto patriarca sucesor del gran maestro Bodidharma. Uno de los sentimientos más dolorosos que los psicólogos captan del actual hombre occidental es el sentimiento de sentirse aislado, repatriado del ser que le es propio. El hombre, cada día con más fuerza, sufre esa separación, un sufrimiento que no es otro que la llamada lacerante del Ser no vivido en

READ MORE

TEISHÔ 1 En las diversas tradiciones Zen, se da una capital importancia al hecho de sentarse en una forma prescrita. Es importante saber que la postura indicada para la “sentada” posee una raigambre milenaria, siendo por tanto un uso cuya saludable repercusión física, mental y espiritual ha sido sobradamente contrastada a lo largo de los siglos, teniendo sus raíces en las enseñanzas transmitidas a lo largo de muchas generaciones. Esta observación, sin embargo, no es determinante para que, de modo mimético, debamos seguir esas prescripciones sin previamente afirmar lo que sigue: el viento del Ser sopla donde quiere, es ”salvaje”; el

READ MORE