Música al comienzo de la vida (II): el embarazo como experiencia de vínculo sonoro

Seguramente, has podido acompañar en algún momento de tu vida a una mujer embarazada, ya sea familiar o amiga. O quizá eres tú misma quien ha vivido esa experiencia o la estás viviendo en este momento. Creo que es una de las experiencias más mágicas que puede vivir un ser humano, ya sea por sentir en las entrañas el desarrollo de un nuevo ser, o por sentir su vida a través del vientre de la mujer que está embarazada. Pero, ¿es posible que el pequeño perciba ya lo que ocurre en su entorno?, ¿incluso lo que queremos decirle con nuestras palabras?, ¿es posible que sienta la música y le mueva tal cual la sentimos los que estamos al otro lado?

 

¿Puede escuchar el feto?

La respuesta, claramente, es sí. Entre las semanas 10ª y 12ª de gestación, comienzan a diferenciarse las células especializadas en la audición en el interior del oído. Sin embargo, junto con el resto de componentes del oído, no serán anatómicamente funcionales hasta la semana 20ª, aproximadamente. El sistema auditivo se vuelve funcional entre las semanas 25ª y 29ª de gestación, cuando se produce la conexión entre los receptores del oído y las estructuras cerebrales, tanto del tronco encefálico como del lóbulo temporal de la corteza.

 

 

El feto y el bebé prematuro tienen una capacidad limitada de modular o reducir una señal auditiva intensa. En las semanas 25ª a 26ª de gestación, un ruido elevado captado a través del útero, o bien en una unidad de cuidados intensivos neonatales, puede alterar la función del sistema nervioso autónomo, de modo que se vería afectada la frecuencia cardiaca, la tensión arterial, el patrón respiratorio, la motilidad gastrointestinal y el nivel de oxígeno. Aquí comprobamos la gran importancia de los elementos acústicos para la salud del feto y del bebé prematuro.

Alrededor de las semanas 28ª-30ª, se refinan las conexiones del oído con la corteza del lóbulo temporal del cerebro, y así se perfecciona la capacidad de recibir, reconocer y reaccionar ante el lenguaje, la música y los sonidos ambientales. Todo ello indica que ya tenemos una memoria fetal de los sonidos que percibimos en esa etapa de nuestra vida, especialmente de la voz de nuestra madre, de música sencilla, o de sonidos comunes del entorno. Se ha demostrado que este aprendizaje intrauterino de sonidos, voces y música comienza alrededor de la semana 32ª de gestación. Pueden reconocer la voz de la madre o una melodía concreta, y ser capaces de discriminarlas de otras tras el nacimiento. Para que el feto pueda reconocer una voz o melodía, es necesario que mantenga sus ciclos de sueño, especialmente la fase REM (fase de movimiento rápido de los ojos). El sueño en esta fase origina las ondas cerebrales necesarias para crear sinapsis de larga duración en la corteza auditiva y en los núcleos del tronco encefálico que se convertirán en las memorias auditivas.

 

 

Todos los sonidos del habla, musicales y ambientales no solo son procesados en las áreas auditivas y del lenguaje de la corteza, sino que tienen conexiones directas con el sistema límbico, estructura responsable de las emociones. De este modo, una parte de nuestra memoria emocional como fetos es registrada y almacenada como memorias auditivas, en el sistema límbico. Así, se ha demostrado que ya a las 34ª a 36ª semanas es posible distinguir diferentes estados de ánimo o cualidades emocionales en el habla y la música, que se retienen como parte de las memorias acumuladas.

 

¿Beneficia la música al feto?

En un estudio publicado en 2012 en Estados Unidos, se analizó una muestra de 329 mujeres embarazadas por primera vez, de menos de 20 semanas de gestación. Se dividió esta muestra de forma aleatoria en dos grupos: un grupo experimental, que escuchaba una música grabada durante una hora antes de dormir, y un grupo control, que mantenía sus rutinas habituales al acostarse. Tras los partos, se evaluó a los bebés en su segundo día, mediante la escala de evaluación de conducta en el neonato de Brazelton (BNBAS), una herramienta de referencia a nivel mundial. Los bebés nacidos de madres expuestas a la música tuvieron una puntuación significativamente mejor en 5 de los 7 apartados de esta escala: habituación, orientación, rango de estado, regulación del estado y estabilidad del sistema nervioso autónomo, y rendimiento motor.

El beneficio de la música puede llegar al feto de forma directa, o indirectamente a través de la influencia que ejerce a través de la madre, sobre su estado emocional. Casi todos los trabajos publicados hacen alusión a la música grabada, pero la práctica habitual indica que la música en vivo también ejerce este efecto positivo.

 

¿Influye la música en la salud psicológica de la mujer embarazada?

Se ha demostrado que la música aporta beneficios psicológicos a la mujer embarazada, en cuanto a reducción del estrés, ansiedad y depresión. La reducción del estrés, a su vez, puede originar un descenso en las hormonas maternas relacionadas con el mismo y a una mejora en el entorno prenatal para el feto.

La investigación que aborda el canto durante el embarazo es escasa y se resume a programas de educación prenatal en los que el canto es una más de entre diversas actividades realizadas para reforzar el vínculo prenatal. En Irlanda, el proyecto Lullaby (nana) de Limerick encontró que la participación en grupos de canto beneficiaba a las mujeres en cuanto al refuerzo de su confianza, que una de las participantes describía como “encontrar mi propia voz”. Es probable que esta característica tenga un beneficio sustancial para las nuevas madres, y la bibliografía sobre la transición hacia la maternidad coincide en que la confianza materna es un precursor de un buen ajuste parental.

 

¿Qué es el canto prenatal?

Tal como indica García Hurtado en su libro, el canto prenatal engloba todo tipo de canciones y ejercicios vocales que la mujer puede cantar durante su gestación “con el fin de tomar conciencia de su cuerpo y de su respiración para eliminar el estrés, apaciguar el dolor y favorecer la relajación.” Existen varias metodologías estructuradas para llevar a cabo este tipo de canto, con origen en Francia, a partir de Marie Louise Aucher en la década de 1960 y 1970, continuada en la actualidad por Marie-Laure Potel, pero también está muy desarrollado en Italia. Además, en los últimos años se ha introducido el canto carnático, que es una adaptación europea de la forma de cantar vocalizaciones durante la meditación en el sur de la India.

 

 

¿Qué es la musicoterapia focal obstétrica?

El musicoterapeuta argentino Gabriel Federico ha sido el impulsor de un modelo de trabajo denominado Musicoterapia focal obstétrica (MTFO). Realiza un seguimiento a través de toda la gestación, permitiendo que la mujer embarazada exprese y reciba a través de la música y los sonidos todo su mundo emocional. Busca acompañar a la madre en su proceso personal de adaptación a la maternidad con el fin de reforzar su bienestar. También se centra en la estimulación auditiva del feto, así como en el refuerzo del vínculo entre este y sus progenitores.

Los principales recursos musicales que emplea este enfoque son la relajación a través del movimiento, la visualización creativa guiada por la música, el baño sonoro, el masaje vibracional, la improvisación con instrumentos musicales, o la estimulación prenatal musical.

 

 

A modo de reflexión final …

Más allá de las evidencias científicas que van respaldando el papel de la música desde nuestra concepción, considero que podemos mirar y sentir nuestra propia esencia humana, de la que fluye ese canto que nos conecta con nuestro corazón, y con nuestras entrañas … y es ahí donde el nuevo ser que está formándose recibe nuestro amor más profundo, cuando ese sonido que emite nuestro cuerpo guiado desde nuestro alma lo envuelve con la vibración más hermosa.

 

Referencias bibliográficas

  • Arya, R., Chansoria, M., Konanki, R., Tiwari, D. K. (2012). Maternal music exposure during pregnancy influences neonatal behaviour: an open-label randomized controlled trial. International Journal of Pediatrics, 901812. doi: 10.1155/2012/901812.
  • Carolan, M., Barry, M., Gamble, M., Turner, K., Mascareñas, O. (2012). Experiences of pregnant women attending a lullaby programme in Limerick, Ireland: a qualitative study. Midwifery, 28(3), 321-8.
  • Carolan, M., Barry, M., Gamble, M., Turner, K., Mascareñas, O. (2012). The Limerick Lullaby project: an intervention to relieve prenatal stress. Midwifery, 28(2), 173-80.
  • Chang, H. C., Yu, C. H., Chen, S. Y., Chen, C. H. (2015). The effects of music listening on psychosocial stress and maternal-fetal attachment during pregnancy. Complementary Therapies in Medicine, 23(4), 509-15.
  • Federico, G. F. (2013). Viaje musical por el embarazo. Editorial Kier.
  • García González, J., Ventura Miranda, M. I., Manchon García, F., Pallarés Ruiz, T. I., Marin Gascón, M. L., Requena Mullor, M., y cols. (2017). Effects of prenatal music stimulation on fetal cardiac state, newborn anthropometric measurements and vital signs of pregnant women: A randomized controlled trial. Complementary Therapies in Clinical Practice, 27, 61-67.
  • García González, J., Ventura Miranda, M. I., Requena Mullor, M., Parron Carreño, T., Alarcón Rodriguez, R. (2018). Effects of prenatal music stimulation on state/trait anxiety in full-term pregnancy and its influence on childbirth: a randomized controlled trial. Journal of Maternal-Fetal and Neonatal Medicine, 31(8), 1058-1065.
  • García Hurtado, M. (2015). Embarazo y prevención. Estimulación prenatal auditiva. Punto Rojo Libros.
  • Graven, S. N., Browne, J. V. (2008). Auditory development in the fetus and infant. Newborn and Infant Nursing Reviews, 8(4), 187-193.
  • Liu, Y. H., Lee, C. S., Yu, C. H., Chen, C. H. (2016). Effects of music listening on stress, anxiety, and sleep quality for sleep-disturbed pregnant women. Women Health, 56(3), 296-311.
  • Potel, M. L. (2011). Le chant prenatal. Éditions Désiris.

 

Post Tags:

juanm.morillo@gmail.com

Aplico la musicoterapia desde un enfoque humanista, empleando principalmente la improvisación musical. Trabajo con adultos que quieran trabajar sus emociones tanto en sesiones individuales como en grupos o colectivos específicos.

  • María José Molina

    04/03/2018

    Muy interesante el canto prenatal