pulpo

El planeta de los pulpos

Como sabrán los menos especistas de nuestros lectores el ser humano no es la única criatura inteligente que habita la Tierra. Por otro lado, si puede nuestra especie presumir de ser la más exitosa en cuanto a dominio (y destrucción) del medio se refiere.

Nuestras ciudades, infraestructuras, sistemas de comunicación y conocimientos no tienen parangón en el mundo animal, pese a lo cual aún no hemos conquistado la frontera final, es decir la muerte. Seguimos sometidos a su imperio y somos, como los dinosaurios, susceptibles de desaparecer.

Por eso de vez en cuando conviene observar a nuestro alrededor y echar un vistazo a aquellos animales que algún día podrían sustituirnos como especie dominante si algún desafortunado incidente llegase a terminar con nuestra hegemonía (suponiendo, naturalmente, que tal evento no terminase con toda la vida en la tierra).

Cinco diferentes candidatos se alzan con el mayor número de papeletas.

Los grandes simios

Esta es la primera respuesta obvia sobre todo para aquel que esté familiarizado con las diferentes sagas de “El Planeta de los Simios”.

mono

Gorilas, orangutanes, bonobos y especialmente los chimpancés serían sustitutos muy plausibles. Es de esperar que los chimpancés se alzasen con el triunfo puesto que sus sociedades muestran rasgos muy similares a aquellos que probablemente hicieron triunfar a los antiguos sapiens. Son colaboradores, viven en comunidades, hacen la guerra, ejercen la violencia por placer, son capaces de desarrollar estrategias y de comunicarse y construyen “culturas” diferenciadas propias de cada grupo.

Un mundo muy diferente sería el planeta de los simios bajo el gobierno de los pacíficos y lujuriosos bonobos, gobernados por matriarcas.

¿Podría en este mundo hipotético y por una vez el amor vencer a la guerra?

Los delfines

Otra de las respuestas más evidentes. Un mundo gobernado desde el mar sería un cambio de perspectiva muy interesante y tal vez necesario.

delfin

Sabemos que la inteligencia de los delfines es muy grande aunque es difícil medirla en toda su complejidad por la falta de manos con pulgares oponibles de estos cetáceos.

Su manipulación de objetos es muy limitada y siempre se ha pensado que esta es una de las características que hizo desarrollarse al cerebro humano. Por otra parte los delfines muestran conductas muy complejas, un sistema elaborado de comunicación, estrategias de alto nivel para la pesca y conductas prosociales de variada naturaleza.

Los loros y los córvidos

Las aves no pueden quedar fuera de esta ecuación. Vivimos en un mundo mamífero, por supuesto, sobre todo si consideramos la tierra firme. Las aves controlan, sin embargo los ecosistemas aéreos. Ellas son las herederas de los dinosaurios o tal vez directamente son los dinosaurios que sobrevivieron a la extinción masiva.

loro

En cualquier historia de ciencia ficción esto las situaría como candidatas fantásticas para reclamar el mundo que perdieron. Podemos imaginar ejércitos de aves resentidas revelándose contra el imperialismo mamífero al estilo de “los pájaros” de Alfred Hitchcok.

¿Quiénes serían los generales de este implacable ejército emplumado? No les quepa duda: Cuervos y loros, con sus potentes cerebros y sus estridentes voces gritarían sonoras órdenes a sus batallones y arengarían en busca del poder. Sería un mundo ruidoso, en eso no cambiaría mucho del actual.

Los pulpos

Por todos en España es conocido el pulpo Paul y su pericia futbolística. Sin embargo, los pulpos saben hacer muchas más cosas que quinielas.

pulpo

Son el invertebrado más inteligente a notable distancia del resto, de hecho son capaces de manipular objetos y resolver problemas complejos. Piensa en esto la próxima vez que tomes un pulpo a la gallega.

Recientemente se han descubierto en el Océano Pacífico asentamientos de pulpos que viven en comunidad. Algo insólito puesto que se pesaba que estos eran animales solitarios. Estas ciudades de pulpos han sido denominadas por sus descubridores como Octopolis y Octlantis (en inglés pulpo es “octopus”), o sea, pulpópolis y Pulplantis en español. Por ahora estas urbes son pequeños conjuntos de rocas y conchas ¿Quién sabe qué pueden llegar a ser bajo la hegemonía de los pulpos?

Los perros

Los perros podrían sustituirnos por un motivo muy sencillo: son el mejor amigo del hombre. Llevan siglos observándonos y viviendo con nosotros, son muy numerosos y conocen nuestros puntos débiles y nuestras fortalezas. Han aprendido a manipularnos y a querernos.

perro

Lo que es seguro es que si los perros nos sustituyesen querrían a su vez tener perros. Por lo que un futuro gobernado por perros sería algo así como un mundo Disney en el que Goofy saca a Pluto a pasear.

ecuribesch@gmail.com

Psicólogo colegiado de Madrid, pintor de estilo figurativo, miembro fundador de Psiquentelequia y presidente de la Asociación Cultural Glycon

Sorry, the comment form is closed at this time.