¿Quieres sentirte mejor? Agradecer puede ayudarte.

Hagamos un resumen de un día cotidiano, ¿a dónde vamos?, ¿con quien hablamos?, ¿que vimos en la prensa, en la tele, o lo que escuchamos en radio?, ¿de qué se habló en la oficina? lo que se compartió en las redes sociales, en fin, todos aquellos contenidos que cargaron nuestro día, sinceramente  cuantas ¿noticias buenas recibimos?, y al contrario ¿cuantas noticias malas recibimos?, generalmente sin querer como sociedad entramos en un bucle de quejas y de malas noticias que contamina nuestra visión de la vida, pero realmente ¿todo está mal?

 

¿Cuánta energía nos roba la queja constante?, ¿cuánto poder emocional perdemos en mantener este hábito?.  La queja nos debilita psicológicamente y nos predispone a filtrar la vida bajo un lente de negatividad y de pesimismo. Sin embargo, si somos capaces de alimentar y entrenar el hábito de quejarnos, también podemos generar nuevos hábitos que puedan reemplazarlo.

 

El agradecer es un hábito que podemos entrenar y nos trae múltiples beneficios, además lo mejor de todo es que es GRATIS!

 

El poder del agradecimiento

 

Saltó a mi mente en una conversación realizada con un grupo de compañeros de trabajo, la importancia  de agradecer, esto luego de que una compañera de oficina que tenía el hábito de quejarse todo el día decide irse de la empresa; comentábamos el poder que tenia de robarnos energía, y de cómo nos enseñó paradójicamente a agradecer lo que teníamos hoy y por las cosas que habíamos pasado,  es decir gracias a la saturación  de quejas a la que estuvimos expuestos, nos dimos cuenta del poder que tenía sobre nosotros y sobre la importancia que tenía para nuestra salud mental despojarnos de las quejas y de empezar a agradecer.

 

Hace algún tiempo disfrute de la lectura de nuestra compañera de blog  Ana F. Luna, quien escribió un artículo sobre el tema ¿Quieres ser feliz?, Sé agradecido .  Una lectura  que nos demuestra el poder del agradecimiento.

 

A nivel personal, comencé a pensar en cuantas veces al día agradezco,  y también, ¿qué cosas debo agradecer? , damos por hecho muchas de las cosas que nos pasan o que tenemos y no nos damos cuenta de lo afortunados que somos: por estar aquí hoy, de tener a la gente maravillosa  a nuestro alrededor, de poder respirar y poder contemplar una puesta de sol, de comer 3 veces al día (o más), de tener agua corriente en nuestros hogares, y de simplemente poder prender la calefacción en días de frío. pero también me invitó a reflexionar sobre aquellas situaciones o personas que habían pasado por mi vida y que al principio no había visto las lecciones de venían a enseñarme.

 

Decidí entonces poner en práctica el cambio de filtro, y decidí prestar más atención a aquello que consideraba positivo en lo cotidiano,  realmente pude observar cambios en mi energía vital, y cambios en mi actitud frente a las situaciones cotidianas.

 

Por fortuna  han habido profesionales en el área de la salud mental que se han preocupado por estudiar si una ACTITUD Y HABITO DE AGRADECER  tiene efectos en nuestro cerebro. No lo digo yo, lo dicen las investigaciones.

 

 

fuente: www.intimind.es

 

“La gratitud siempre tiene cabida en nuestra vida. Estudios demuestran que la gente agradecida es más feliz porque en vez de preocuparse por las cosas que le faltan, agradece lo que tiene”.— Dan Buettner

 

Sí, hace bien agradecer.

 

Agradecer no es lo mismo que dar las gracias, el agradecer amerita todo un proceso cognitivo y una conexión real y consciente. Hay conclusiones generales que podemos rescatar de las diversas investigaciones realizadas desde la psicología, la medicina y las neurociencias.Algunas de las conclusiones más importantes de la gratitud que plantean Robert A. Emmons, investigador de la Universidad de California y como se pudo ver en el video endiversas investigaciones son las siguientes:

 

  • Nos ayuda a cambiar nuestra actitud frente a la vida, modificando el filtro que hacemos de las situaciones.

 

  • Mejora nuestro auto concepto, fortaleciendo nuestra autoestima, por consecuencia nos produce mayor sensación de seguridad en nosotros mismos.

 

  • Somos capaces de cometer errores, de asumirlos y de mejorar ante ellos, reduciendo así considerablemente le miedo al fracaso, al contrario, transformándolo como un motivador. Desarrollando así la humildad.

 

  • Ayuda a bajar el nivel de agresividad e impulsividad: una persona que practica la gratitud y la implementa como un hábito cotidiano en su vida es menos propensa a sentir emociones como la ira, la envidia, al contrario logra desarrollar un buen nivel de tolerancia a la frustración.

 

  • Mejora nuestro filtro para tomar decisiones: la gratitud nos permite ampliar nuestro panorama a la hora de evaluar una situación y de poder tomar decisiones para resolver un problema, ya que nos ayuda a pensar con más claridad y con menos impulsividad.

 

  • Reduce el estrés y la ansiedad, cuando se ejercita la gratitud como un hábito, el cerebro no activa el sistema de alarmas, al contrario, se conecta con aquellos puntos de placer y de gozo, generando así una respuesta de tranquilidad general.

 

  • Se está conectado socialmente de manera positiva. No solamente es beneficioso para ti, una actitud de gratitud permite una respuesta menos defensiva de las personas que relacionan contigo, por lo que las relaciones personales serán muchos más sanas y generarán un ciclo de refuerzos positivos.

 

  • Tu energía vital cambia, te sientes más activo y con más energía ya que es un antidepresivo natural, una actitud de agradecimiento genuino tiene la capacidad de activar zonas en tu cerebro responsables de producir dopaminas y serotoninas. Esto por el simple hecho de ayudar a tu cerebro a enfocarse en los aspectos positivos de las situaciones, y sobre todo fomenta la capacidad de sentir placer y de disfrutar de las cosas.

 

  • CONTRIBUYE A TU FELICIDAD

 

  • Reduce el riesgo de abuso de drogas y de otras sustancias.

 

  • Fortalece el sistema inmunológico, si! Estamos menos propensos a contagiarnos de enfermedades si practicamos la gratitud!

 

 

Es hora de poner la GRATITUD en marcha

 

Obviamente la invitación no es a tener una actitud ingenua o pasiva ante las circunstancias de la vida, tampoco se invita a compararse con el drama del otro, con el pensamiento “siempre hay alguien que en peores situaciones que yo”.  Sino a pensar que si los investigadores han demostrado que la gratitud afecta directamente en nuestra salud mental, en nuestra salud física y sobre todo en nuestra felicidad, entonces para que esperar más, es hora de entrenarla!.  ¿Como? Elsa Punset nos da una guía para comenzar a trabajar en ello.

 

gabrielacahuao@hotmail.com

Soy psicóloga formada en el enfoque sistémico. Me desempeño en temáticas de Infancia y Derechos Humanos, actualmente trabajo para el Servicio Nacional de Menores de Chile.

LEAVE A COMMENT