Relaciones consentidas: sexo con sentido

Estoy tumbada en tu cama. Ha sido una quedada agradable entre amigos, aunque por momentos, un poco tensa. El vino ha ayudado a relajarme y a sentirme más cómoda y distendida. No es la primera cita ni la segunda, pero aún hay algo que me inquieta cuando nos quedamos los dos a solas.

No sé bien lo que es, pero a la mente me viene el cuento de Barba Azul: “no pases, no cruces la puerta. No te fíes”. Algo en el estómago se cierra y se congela, pero no le hago caso y no capto las señales. Siempre es igual: no escuchamos la voz sabia del cuerpo. ¡Siempre quiere aguarnos la fiesta!¡Dejadme divertirme, -les susurro a mis tripas-no seais desconfiadas!

Comenzamos a besarnos, a morder la piel y a dejar caer la ropa. Poco a poco caen también los minutos y las palabras. Pasamos de caricias lentas a velocidad desmesurada. Poco recuerdo de los entremeses. Mucho del primer plato: frío. Muy frío.

Y de repente me estremezco. Recuerdo a mi ex, estoy en duelo. Le echo de menos y ya no quiero tenerte dentro. No fue a propósito, su imagen viene y me desconecto. Te pido que pares por favor, que me angustio, que no puedo… ni quiero… seguir en ese momento.

Pero mi NO se hizo mudo. No lo escuchas. Me dices: “tranquila, cálmate” y sigues moviéndote como si realmente no me escucharas. Lo intento de nuevo, te vuelvo la cara y manoteo  tu cuerpo para apartarlo. Más te empujo, más me aprietas.

Me desenergetizo, me vuelvo laxa, inmóvil y me echo a llorar. No sé si de impotencia, de vergüenza o de miedo. Pero ahí estoy: desnuda y frágil debajo de ti. Y tú como si nada. 

Paras sin terminar el orgasmo. Te me quitas de encima como quien se sacude una lapa. Me dices que te he desconcentrado y que soy una egoísta. Que parezco una cría y que no quieres saber de mí ya nada. Yo sigo llorando, tratando de explicarte, mientras mi cuerpo está temblando y no entiende lo que pasa. Me miras con desprecio y me dices que me vaya de tu casa.

Salgo. Son las 4 de la mañana.

Violaciones que no ocurren en la calle

Una mujer es violada cada ocho horas en España. Son datos oficiales del Ministerio del Interior que indica que en 2015 se computaron, al menos, 1.127 forzamientos.

¿Cuántos de todos ellos ocurrieron tras un primer consentimiento y una negativa posterior? ¿Cuántos de ellos son silenciados por un concepto de violencia sexual obsoleto y patriarcal?

Las conversaciones en los medios de comunicación giran en torno al sexo, aunque recordemos que la violación no es una relación sexual es una imposición de poder, que aumenta el estado de excitación sexual a través de forzar a un otro.

Por mucho que la vox populis opine que si al inicio de la interacción hubo consentimiento entonces no hay forzamiento, lo cierto es que el consentimiento es algo PROCESUAL, no algo fijo e inamovible. ¿O acaso si yo doy consentimiento para que mi hijo vaya a una excursión el viernes por la tarde y el viernes por la mañana decido que es mejor que no vaya por las condiciones del tiempo, está obligado a ir igualmente?

Lo que ambos consienten en primera instancia es una relación sexual placentera, divertida y cuidadosa. En el momento en que ese escenario cambia y la persona se siente forzada e incómoda, el consentimiento anterior queda absolutamente invalidado.

La sentencia del caso de La Manada ha abierto nuevamente la brecha del debate acerca de lo que en la Ley se entiende por violación, dejando ver cómo el inconsciente colectivo dominante sigue teniendo una imagen en la cabeza del “típico violador callejaro”.

Así lo expresa claramente Samuel Mir, autor y director del film “Para” que muestra lo que ocurre cuando quien te viola es la persona con la que tienes una cita.

 

Parece que sólo podemos llamarlo así cuando desnudan a una mujer en la calle, la fuerzan sexualmente y la dejan tirada en una esquina. Pero hay muchas más formas y puede hacerlo tu pareja, tu amante, tu amigo o tu ligue de una noche”-señala.

Samuel Miró, quien ideó la trama a raíz de una experiencia personal similar, recuerda cómo él se sintió forzado en un determinado momento a continuar el coito cuando quería parar mientras estaba teniendo sexo casual con una chica.

“Yo, que peso cien kilos, pude zafarme y le pedí que se fuera. Pero pensé que, si la situación hubiera sido al revés, la mujer no hubiera podido pararme a mí. Un hombre hubiera seguido”.

Y es que algunos maltratos sexuales son más fáciles de identificar que otros. Cuando un desconocido trata de forzar a una mujer a mantener relaciones sexuales con él, generalmente la mujer identifica el maltrato. Sin embargo, cuando el maltrato proviene de una persona conocida, este es más difícil de identificar, includo para la víctima, que tiende a sentirse culpable y avergonzada.

El papel del porno como educador sexual

En la actulidad, con el acceso a Internet -tan fácil como quien compra chicles-, los y las adolescentes ya no tienen que descifrar el porno codificado del Plus ni ver a escondidas las revistas de Interview del vecino.

Nuestro entorno hipersexualizado, utiliza la sexualidad como medio de venta y como medio de humor. Todos creemos saber mucho de sexo, pues estamos expuestos a situaciones sexualizadas constantemente y, sin embargo, muy pocas veces se trata la sexualidad como vía para trabajar las habilidades sociales, el respeto, el cuidado, la confianza o la seguridad en uno mismo.

 

violencia sexual en la publicidad

El porno y la publicidad, -entre otros-, ha hecho mucho daño tanto a  hombres como a mujeres. Traslada un modelo de relación desigualitario en el que la mujer cumple una función de objeto sexual pasivo y receptivo disponible para el hombre siempre y se perpetúan los estereotipos de género llevados al extremo: el hombre es el que tiene el deseo sexual permanentemente y la mujer quien responde a ese deseo masculino.

Dicho contenido distorsiona lo que es la sexualidad y enquista estereotipos de género y prácticas sexuales no consentidas e insactifactorias para ambos.

En el disfrute mutuo está el placer

En esa búsqueda de lo positivo del sexo, basándose en el consentimiento placentero, y no en la parte negativa ni en el miedo. Erika Lust, pionera del cine porno feminista, lanzó junto a Pablo Dobner, su marido, el proyecto The Porn Conversation, una serie de recursos para ayudar a los padres a dar un paso más en la temida charla de sexo con sus hijos y hablar abiertamente de porno con ellos.

La web contiene herramientas en inglés, alemán, español e italiano divididas en función de la edad: menores de 11 años, de entre 11 y 15 y mayores de 15. A través de los recursos que ofrecen, los padres pueden tratar cuestiones tanto de desmitificación del porno como las relacionadas con el género y el cuidado mutuo.

  “El sexo siempre es mejor cuando lo haces con alguien en quien confías y que te trata con respeto” destaca Erika Lust.

Es contra el “mal sexo”: sexo insatisfactorio, mecánico, deshuamanizado y falocéntrico, –que limita nuestras zonas erógenas a los genitales, nos reduce a simples recipientes de fluidos y sirve únicamente de descarga tensional- donde hay que poner el foco en la educación sexual.

Todos merecemos reveindicar una buena sexualidad, disfrutable para ellos y para ellas. Y sobre todo deseada y satisfactoria, no sólo consentida.

Hay que dejar que el sexo fluya, que surja, que se transfome a cada minuto cuerpo a cuerpo. Que nazca, crezca y muera en cada acto, con total libertad. La sexualidad es comunicación y se trata de que por fin, tanto los hombres como las mujeres podamos comunicarnos en relaciones sexuales consentidas y con-sentido, por el mero hecho de quererlas y merecerlas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

frailemontemarialorenlay@gmail.com

Soy psicoterapeuta de orientación humanista, más concretamente de la rama sistémica. Trabajo principalmente con parejas desde este modelo, y en terapia individual desde el enfoque transpersonal.

Sorry, the comment form is closed at this time.