Últimamente tengo una  sensación bastante pesimista en lo que  a nuestro futuro  se refiere. Lo llamaría desesperanza (en el mejor de los casos), y es que sólo hay que pararse a observar un poco para ver cómo en la prensa por ejemplo, cada vez hay más delitos cometidos por niños y niñas que muchas veces ni siquiera han cumplido los 15 años. El acoso está cada vez más presente en los colegios e institutos siendo la escalada de violencia cada vez mayor. La semana pasada varios “chavales”, el mayor con 14 años, fueron acusados de violar a un compañero de colegio

READ MORE