Hagamos un resumen de un día cotidiano, ¿a dónde vamos?, ¿con quien hablamos?, ¿que vimos en la prensa, en la tele, o lo que escuchamos en radio?, ¿de qué se habló en la oficina? lo que se compartió en las redes sociales, en fin, todos aquellos contenidos que cargaron nuestro día, sinceramente  cuantas ¿noticias buenas recibimos?, y al contrario ¿cuantas noticias malas recibimos?, generalmente sin querer como sociedad entramos en un bucle de quejas y de malas noticias que contamina nuestra visión de la vida, pero realmente ¿todo está mal?   ¿Cuánta energía nos roba la queja constante?, ¿cuánto poder emocional perdemos

READ MORE