El cambio nos acompaña a lo largo de nuestra vida lo queramos o no, es algo inherente al hecho de existir. Si nos fijamos en la naturaleza observamos que nada en ella permanece estático, todo cambia, a distinto ritmo e intensidad eso es cierto, pero siempre cambia. Los cambios pueden ser visibles, como el cambio físico que experimenta el cuerpo de una persona desde el nacimiento hasta la vejez, o pueden pasar más desapercibidos, como los cambios de actitud, de conocimientos, de interés y de sentimientos. El cambio está siempre presente. Las fuerzas del cambio: la lucha entre la homeostasis y

READ MORE