«Ha pasado mucho tiempo desde la última discusión. Al entrar por la puerta de la cafetería, se me hiela el cuerpo; por un segundo mientras busco con la mirada entre las mesas, me doy cuenta que lo que llevo en el cuerpo no son nervios, es miedo. No he parado de pensar en ello, en cómo sería este reencuentro, cómo va a reaccionar, cómo voy a reaccionar yo

READ MORE