Te propongo algo. Puedes colocar tu mano sobre tu corazón, cerrar los ojos, y permanecer así unos instantes, sencillamente permitiéndote vivir este momento en toda su inmensidad. Sentirás ese latido que marca el ritmo de la vida, su fuerza, su resonancia, su regularidad, su variación. Seguramente también sentirás el ritmo de tu respiración. Experimenta con ella, hazla más profunda, y comprueba qué ocurre con tu ritmo cardiaco. Si te fijas, la vida es ritmo. El ritmo es vida.   [caption id="attachment_4796" align="aligncenter" width="1024"] Conectando con nuestros ritmos internos[/caption]   ¿Qué entendemos por ritmo? Si consultamos el diccionario de la Real Academia de la Lengua, ritmo

READ MORE