Una mirada desde la lealtad familiar.

 

Haciendo un recorrido a los acompañamientos terapéuticos que he podido realizar, veo como aparece un término, con mucha fuerza y poder, y que en algunos casos puede determinar el transcurso de una vida (de acuerdo a lo comprometido que se está con ello): La lealtad.

 

Hace poco tiempo, en mi formación como terapeuta familiar desde el enfoque sistémico,  me toco hacer una revisión en profundidad de mi familia de origen. Analizar y adentrarme en la historia de mis abuelos y cómo fue su infancia, de ellos como padres, y de mis padres en su experiencia de ser hijos. De la formación de mis padres como pareja, y de ellos “construyendo”  su propia familia. Con sus creencias, lealtades y deudas, las cuales también afectaron e influyeron en su manera de hacer familia.  Fue necesario abrir baúles cerrados, escuchar  silencios (los cuales tenían mucho que decir), reconocer herencias, y sobre todo  agradecer.

 

Pude darme cuenta del PODER que puede generar un legado familiar. Recordando el primer artículo que escribí,

Conectando con nuestras herencias familiares (transgeneracionalidad)

Hablo de esas herencias transmitidas y sobre todo aceptadas  de generación en generación, sin embargo en este quiero dar más profundidad a la lealtad como virtud familiar.

 

LEALTADES INVISIBLES:

 

 

Iván Boszormenyi-Nagy, desarrolló el término de lealtad de acuerdo a los sistemas familiares. Dentro de su teoría explica cómo podemos establecer “lealtades invisibles”, que pueden ser conscientes o no conscientes. Es decir, se puede desarrollar una fidelidad visible, o no, hacia legados familiares (valores, creencias, mito, relaciones), legados culturales, hacia algún familiar en especial, etc. Lo cual influye dentro de la dinámica de un sistema, y da sentido a algunos ritos y mitos,  generando una repetición particular.

 

La lealtad es una palabra que engloba muchas cosas. Revisando distintas definiciones, aparecen algunas que subrayan la importancia emocional que esta trae a nuestras vidas.  “Es una virtud consistente en el cumplimiento de lo que exigen las normas de  honor y gratitud”. La palabra gratitud se relaciona mucho con la lealtad, pareciera que una refuerza a la otra y viceversa (entre más agradecido me siente hacia alguien o algo más leal). La lealtad se puede representar como el compromiso, la fidelidad, la admiración, o el sentimiento de no defraudar a alguien o a algo. De alguna manera, se hace tributo a lo que se está agradecido manera voluntaria o no.

 

 

DEUDAS

 

Nagy indica que solemos hacer una especie de “libro de cuentas”, donde tal como un administrador, hacemos un balance (no consciente) de las experiencias de sacrificios y de las herencias familiares, y en virtud al sentido que generan para nuestras vidas, se establece una especie de “deuda”.

 

Ejemplo:

– Un hermano mayor sacrifica la realización de una carrera universitaria para comenzar a trabajar, y de esta manera poder aportar económicamente a la familia. Esto permite que sus hermanos menores logren estudiar y formar una carrera profesional. Este hermano siempre  recuerda  que “gracias a su sacrificio”, ellos sí pudieron realizarse personalmente.  Este recordatorio no siempre se hace de manera verbal, pero la dinámica familiar mantiene presente el sacrificio de “una” por el bienestar de los otros, otorgándole un poder especial dentro de la familia, ubicándolo como “un segundo padre”. Finalmente ese “sacrificio” termina otorgando un poder especial haciendo que el resto de la familia se sienta “en deuda”, y genera una especie de lealtad invisible  hacia el su sacrificio.

 

-Una hijo sufre un accidente necesitando  numerosas intervenciones médicas y de seguimiento especializado. Esto hace que sus padres se centren a su cuidado.   A medida que va creciendo, el hijo observa que sus padres se vuelven cada vez más padres, pero menos pareja. Éste niño empieza a ver que sus padres se relacionan potencialmente al cuidarlo a él. En su edad adulta, presenta dificultades para emancipar. La deuda que ha desarrollado con estos padres abnegados quizás no le permite desarrollar adecuadamente su independencia, haciendo que su libro de deudas sea difícil de subsanar.

 

Estos ejemplos nos ayuda a ver el poder que se establece junto a estas dinámicas.

 

En algunos casos, el reconocimiento de las lealtades familiares explican los legados recibidos, éstos se traducen en creencias, sistema de valores y formas de ver la vida. Pero la lealtad va más allá, explica como nos posicionamos ante una situación o relación a fin de “perpetuar” una historia latente sin concluir.

 

Por ejemplo:

-“Estudiante de  agronomía con abuelos que fueron campesinos y creció sabiendo lo doloroso que fue para ellos desarraigarse de sus tierras y mudarse a la ciudad, lo cual  hicieron para que sus tíos y su madre pudieran estudiar”.

 

Las lealtades dan paso al siguiente concepto:

 

JUSTICIA.

La necesidad de hacer justicia consciente o inconscientemente a una historia familiar permite el establecimiento de ciertas lealtades, que a veces son funcionales y sanadoras, pero que otras veces más bien limitan a aquellos que la asumen con dinámicas poco sanas, en la necesidad de perpetuar al pertenencia al grupo, familia o cultura.

 

Se puede generar una lealtad ante la sensación de injusticia vivida por un miembro dentro de un sistema familiar, como una especie de reconocimiento a su dolor  o sacrificio. Con el objetivo de generar un espacio reparador e integrativo que alivie la carga.

 

Cuando a veces no se cumplen  estas lealtades,  al miembro que rompe  con las expectativas que se establecen hacia sí, se le cataloga de “traidor”. Esto hace que sea difícil  el  desarrollo, la autonomía y la individuación, y se genera la creencia de que no responde a la “deuda familiar”.  Por lo que algunos miembros prefieren adherirse a lealtades familiares y asumir deudas con tal de evitar ser expulsados de la misma. Los síntomas que pueden producirse dentro de un individuo o de un sistema familiar  también pueden reflejar  su relación con esa lealtad.

 

HITOS:

 

Muchos sistemas de “deudas familiares” o de lealtades, aparecen luego de hitos o momentos que marcan un antes y un después de un sistema familiar.La manera en que una familia se reorganiza luego de un acontecimiento importante  determina cómo se vinculan sus miembros a partir de esto.

Las experiencias pueden ser múltiples, algunas generando algún tipo de trauma, o en ocasiones historias de superación y de resiliencia, pero todas suelen generar algún tipo sentido a la familia.Cuando uno indaga en la historia de vida de una persona, puede observar la traducción que ésta hace sobre sus hitos, y cómo esto da lugar a un nuevo posicionamiento futuro, y la aparición de los mitos familiares.

 

MITOS:

 

Son creencias que dan sentido y simbolismo a una manera de organizar una realidad. Establecen un paradigma y una mirada especial.  Esta creencia es compartida por todos o la mayoría de los miembros de una familia y favorece la identidad, generalmente no se cuestiona por sus miembros, sino que se asume espontáneamente. Una familia suele organizarse para mantener el mito protegido si este da sentido a su realidad, marcando así la narrativa del grupo.

 

 

“Tras la experiencia de violencia sufrida por un integrante de la familia se desarrolla un mito: “el mundo exterior es peligroso”, por lo cual la familia se repliega en sí misma, cerrando las fronteras y relacionándose de manera celosa con el mundo exterior”.

 

Estos mitos también ayudan a desarrollar roles dentro de una familia, roles que pueden irse perpetuando de generación en generación, asumiéndose de manera implícita.

Ejemplo: “Las mujeres son la proveedoras del cuidado y del amor” “los hombres no lloran”, perpetuando así las dinámicas de machismos.

 

RITOS:

 

 

Son aquellas actividades o costumbres que ayudan a perpetuar un mito, dándole sentido, favoreciendo así la pertenencia familiar. La participación activa de los miembros de una familia en los ritos, permite la prosecución de sus creencias y la transmisión transgeneracional de los mismos.

 

Cada familia desarrolla ritos o rituales que dan sentido a un mito familiar.

 

“Cada vez que llega la primavera nos reunimos en la granja de mis abuelos a recoger manzanas para hacer conservas”

“todos los domingos almorzamos juntos y nos contamos la semana”

“las navidades son sagradas, estemos donde estemos, nos reunimos”.

“en cada cumpleaños hacemos una carta que todos firman para dedicársela al cumpleañero”

 

Estos ritos realzan el sentimiento de pertenencia, pero también perpetúan los mitos establecidos alrededor de una familia.

 

¿QUE HACER CON TODA ESTA INFORMACIÓN?

Todos pertenecemos a un sistema familiar, en donde existen legados y herencias  que nos acompañan hasta el día de hoy, la invitación es a:

  1. Reconocerlas: ¿qué tipos de legados acompañan a mi familia y cuáles de ellos he asumido yo?
  2. ¿Se ha generado una deuda especial hacia un miembro de mi familia? ¿Esta deuda me ha desarrollado una lealtad especial?
  3. ¿Soy capaz de confrontar una lealtad si no me es útil ni constructiva aunque genere alguna “traición?
  4. ¿Qué legados necesito confrontar para poder avanzar?

 

Nuestras familias nos entregan un maletín lleno de experiencias, creencias, valores, legados, la invitación es a generar un espacio de reconocimiento para formar una nueva narrativa tanto personal como familiar. De escribir una nueva historia, de-construyendo para luego volver a construir, de manera que favorezca tu crecimiento personal.Revisar ese maletín para reconocer lo que nos es útil y constructivo, para agradecer, pero sobre todo para comenzar a soltar y dejar ir aquello que nos mantiene atados o detenidos, aquello que obstaculiza nuestro crecimiento personal.

 

 

 

Bibliografía recomendada:

Lealtades Invisibles. Reciprocidad En Terapia Familiar Intergeneracional.  Ivan Boszormenyi-Nagy (Autor), Geraldine M. Spark (Autor)

gabrielacahuao@hotmail.com

Soy psicóloga formada en el enfoque sistémico. Me desempeño en temáticas de Infancia y Derechos Humanos, actualmente trabajo para el Servicio Nacional de Menores de Chile.

LEAVE A COMMENT